El Team Sky, la caída de un ‘imperio’

Facebooktwitterby feather

ramadol, triamcinolona, prednisolona, salbutamol, testosterona… Que se sepa. Son los medicamentos utilizados por el Team Sky a lo largo de su fructífera existencia en el ciclismo de alto nivel. Según la comisión parlamentaria británica, que investiga el dopaje en el deporte, el Sky utilizó esos fármacos para mejorar el rendimiento de sus corredores bajo el manto protector de las autorizaciones terapéuticas de la Unión Ciclista Internacional y la reglamentación de la Agencia Mundial Antidopaje.

Demasiados casos, demasiadas contradiciones para que el dictamen ‘Contra el dopaje en el Deporte’ del Departamento Digital, Cultura, Medios de Comunicación y Deporte (DCMS) de la Cámara de los Comunes, que se conoció a última hora del domingo, fuera benigno con sir Dave Brailsford y su equipo patrocinado por el gigante mediático Sky. Pero el informe no supone adopción de ninguna sanción, ni deportiva ni penal.

¿FLUIMUCIL?

El dictamen es devastador. Y buena culpa la tiene la declaración del director general del equipo británico, Brailsford, sobre el contenido de un paquete que llegó desde la Federación Británica -British Cycling, siglas BC- a la cima de La Toussuire, donde había concluido Dauphiné 2011. Destinatario último, Bradley Wiggins. Receptor, el entonces médico del equipo, Richard Freeman.

Correo, Simon Cope, entrenador de la BC que, según Brailsford, aprovechaba su viaje al continente con la ciclista Emma Pooley para hacerle llegar al Team Sky esa medicina, fácil de encontrar en cualquier farmacia occidental: Fluimucil. Pero resulta que Pooley competía en… la Emakumeen Bira, Vizcaya, a 1.000 kilómeros de La Toussuire. La comisión cree que el paquete contenía triamcinolona. Y Wiggins no tenía por entonces autorización para usarla.

TRAMPA EN EL TOUR 2012

Según los parlamentarios de la comisión, el Sky ha utilizado las AUT (Autorizaciones de Uso Terapéutico libradas por la UCI) para mejorar el rendimiento de sus ciclistas en lugar de para curarlos. En referencia al uso del corticoesteroide triancinolona por parte de Bradley Wiggins, la comisión cree que “el potente corticoesteroide se utilizó en la preparación de Bradley Wiggins, y quizá de otros corredores, para el Tour de Francia [2011]. El objeto no era ofrecer ayuda médica curativa, sino mejorar su relación peso-potencia antes de la carrera”.

Y aún más: “Contrariamente a la declaración de David Brailsford ante la comisión, creemos que los medicamentos fueron utilizados por el Team Sky, en el marco de las reglas de la AMA, para mejorar las prestaciones de los corredores y no solo para tratar sus necesidades médicas”.

SÓLO UN TESTIMONIO

Lo cierto es que para apoyar sus tesis, la comisión sólo cita a una persona, Chris Sutton, quien declaró a la comisión que “lo que hizo Brad no fue ético, pero tampoco contra el reglamento”. La afirmación de que se utilizan las AUT como dopaje proviene de testimonios anónimos.

El equipo británico reaccionó así: “Lo rechazamos totalmente. El informe incluye una acusación de utilización generalizada de triamcinolona por los corredores del equipo Sky antes del Tour de Francia 2012. Y también rechazamos totalmente la acusación. Nos sorprende y decepciona que la comisión haya preferido presentar una reclamación anónima y potencialmente malintencionada de esta forma, sin presentar pruebas ni darnos la ocasión de responder. Es injusto tanto para el equipo como para los corredores”. Wiggins también reaccionó con un comunicado negando la utilizacion fraudulenta de las AUT.

FALTA DE PROFESIONALIDAD

El conjunto que desde su nacimiento se ha enorgullecido de practicar un nuevo ciclismo sin dopaje y presumió de despedir a cualquier empleado que hubiera tenido algo que ver con casos del pasado, está contra la pared.

Otra razón por la que su posición es débil es la inexistencia de un registro de los medicamentos recetado a los corredores, ni de las entregas de medicamentos recibidas tanto en el Sky como en la BC. Esa culpa sí la asume el equipo británico y también la Federación, que se ha expresado con contundencia por parte de su nueva dirección: “British Cycling no permitirá nunca más una situación en la que se ponga en cuestión nuestra independencia como organismo nacional de Gobierno debido a nuestra relación con un equipo profesional”.

Tanto los dirigentes de la BC como los del Sky lo compartían todo y ni uno ni otro registraban adecuadamente los tratamientos y prescripciones a los deportistas. Esa falta de pruebas ha determinado a la Comisión insistir en la falta de profesionalidad de ambas instituciones. Y que el Antidopaje del Reino Unido (UKAD) cerrara el caso del paquete de 2011.

PARCHES DE TESTOSTERONA

Paralelamente, otra investigación enfoca al doctor Freeman de un envío de parches de testosterona a la sede que compartían BC y Team Sky en el velódromo de Mánchester. Freeman mostró un correo del proveedor en el que se disculpaba por haber librado un envío erróneo. Es un caso más que queda perdido en el limbo de las sospechas.

TRAMADOL

Desde los comienzos del Team Sky hasta 2013 en el equipo se distribuía el analgésico Tramadol, capaz de calmar dolores fuertes y utilizado en el pelotón con frecuencia. El Sky reconoció su uso y declaró haberlo prohibido entre sus corredores. Michael Barry, Jonathan Tiernan-Locke y Josh Edmondson, testimoniaron que su uso estaba “muy extendido y frecuente”. El informe considera que “su uso no parece que se limitara a evitar dolores extremos, sino más bien como preparación de algunos corredores para las carreras”.

EL SALBUTAMOL DE FROOME

El informe no llega en el mejor momento para Chris Froome y el equipo Sky, que apoya la tesis de que su exagerada muestra de la 17ª etapa de la Vuelta a España, que doblaba los márgenes permitidos de Salbutamol, fue una reacción orgánica. Se especula con una sanción de dos años. No le ayuda que el equipo le permita correr. Está anunciado desde mañana en la Tirreno-Adriático.

ZANDIO Y FLECHA, PRESENTES EN EL SKY DE LOS LÍOS

MARCA contactó ayer con Xabi Zandio y Juan Antonio Flecha. El primero, que ahora es director en el Sky, se mostró “molesto por ver en las noticias cosas que yo no vi. Ese no era mi equipo”.

Para el navarro, “no se debe dar credibilidad” a todo lo que se publica, aunque en este caso esté todo un Parlamento británico. Flecha desconoce “las AUT de cada uno. Este asunto lo llevan los ingleses y la UCI y la AMA no dicen nada”. El catalán participó en el Dauphiné 2011, pero salió disparado desde La Toussuire a su domicilio en Cataluña.

Noticia:marca.com

Facebooktwitterby feather

Deja un comentario