Cyclevision Edge, el casco de ciclismo con cámara frontal y trasera que puede salvarte la vida

Facebooktwitterby feather

Los accidentes de ciclistas en las carreteras podrían tener los días contados. En julio de 2018 los aficionados a las bicicletas podrán adquirir el Ciyclevision Edge, un casco con cámaras traseras que graban en Full Hd hasta cuatro horas de video.

Los ciclistas ya pueden tener ojos en la cabeza y transmitir en vivo y en directo todo lo que ocurre a sus espaldas gracias al casco Edge creado por la startup australiana Cyclevision. Aunque esta tecnología ya existe para los cascos de motos, en el mundo de la bicicleta es una auténtica novedad además muy útil para poder grabar tanto los posibles peligros que acechen como las anzandas vividas sobre el asfalto. Esto supone un paso más en la fabricación de cascos para bicicleta. Hasta ahora, se han diseñado unos cuantos denominados inteligentes por sus avanzados diseños, materiales y tecnología aplicada: con sistemas de detección de puntos ciegos, con walkie talkies, monitor de frecuencia cardiaca, luces, etc. pero el Ciyclevision Edgeha dado un paso cualitativo importante. Su creador, Rob Asker, un ingeniero aeronáutico con casi 40 años de experiencia y aficionado a la bicicleta, asegura que la idea le vino después de sufrir varios incidentes y golpes mientras montaba en su bicicleta. Con este casco se puede reaccionar ante conductores imprudentes e incluso guardar pruebas de cara a posibles problemas legales. Y si todo va sobre ruedas, disfrutar después visionando tu escapada.

Ambas cámaras Edge trabajan en Full HD a 30 cuadros por segundo, y ofrece un campo de visión combinado de 320 grados. Sólo se necesita apretar un botón para grabar y almacenar en tarjetas de memoria flash gemelas de 32 GB, con una autonomía de cuatro horas de video y una vida útil de la batería de una tres horas por carga. Si el almacenamiento se llena, el casco comienza a sobrescribir automáticamente el metraje más antiguo, dando tiempo suficiente a su propietario para guardar los bits que necesitan. Este metraje se puede trasladar a un ordenador a través de una ranura USB. También se puede conectar a un dispositivo iOS o Android a través de wifi y una app. Esto permite a los usuarios transmitir vídeos en vivo desde cualquiera de las dos cámaras, a su teléfono inteligente; es decir, si se monta el teléfono móvil en el manillar, funciona como un espejo retrovisor.

Las cámaras y la electrónica se han sometido, según su creador, a varias revisiones de diseño para garantizar el máximo rendimiento y fiabilidad, y los ciclistas las han probado exhaustivamente en condiciones reales.

La startup creada por Asker está financiándose y, si todo marcha según lo previsto, en julio de 2018 todos los ciclistas que quieran podrán disfrutar de este casco tan avanzado, en azul o blanco, que sólo pesa 420 gr y cuyo precio es de 660 dólares.

Noticia:expansion.com

Facebooktwitterby feather

Deja un comentario