Contador se despide y Froome gana el critérium de Shanghái

Facebooktwitterby feather

Alberto Contador disfrutó de sus últimas pedaladas en el critérium de Shanghái, mientras Chris Froome ganó la primera edición de la carrera. Con el ambiente festivo no colaboraron ni los aficionados, demasiado escasos, ni el día, gris y encapotado por la polución. No obstante, la cita sirvió para que Contador se desprendiera de su licencia de profesional y se colocara ese dorsal 41 que puso punto y final a su trayectoria. Retirado tras la Vuelta, los compromisos le condujeron a Japón y China, a dos eventos no competitivos: “Justamente lo que más echaré de menos en mi nueva vida de jubilado será la competición”. Vencedor de dos Tours, dos Giros y tres Vueltas, menos mal que su despedida oficial se produjo entre el Angliru y Madrid.

La presencia de Ethan Juan, estrella de cine en Asia, originó tanto o más impacto que la de algunos de los mejores corredores de la actualidad. Juan, ganador de un Caballo de Oro en 2010 (los Oscars de Taiwán), provocó el delirio de voluntariado y público. Escoltado por dos guardaespaldas y su mánager, protagonizó la entrega de premios en el podio. Aunque la interpretación del pelotón estuvo a su altura. A diez kilómetros de la meta se escaparon los siete líderes de los equipos invitados: Froome, Contador, Urán, Barguil, Vakoc, Boasson Hagen y Van Avermaet. Ya es casualidad. Froome se impuso al sprint a Urán y Barguil, y a Contador le nombraron el más combativo por sus tres fugas a lo largo de los 60 km.

Con 25 millones de habitantes, la urbe más poblada de China y del mundo entero si se calcula por los límites de la ciudad, reunir a 500.000 espectadores (según las halagüeñas previsiones de la previa) no debería suponer ningún problema para Shanghái. Sin embargo, sólo acudieron entre 5.000 y 10.000 personas y se retransmitieron crudas imágenes de aceras desiertas. Los intentos por introducir el ciclismo de élite en el país asiático resultan hasta la fecha infructuosos. Hay mucha gente y oportunidad de mercado, pero ninguna tradición. Después del fracaso del Tour de Pekín y de la inclusión del Tour de Guangxi en el World Tour de 2017, ASO y la Unión Ciclista Internacional (UCI) no desisten en su empeño: “Creemos en la expansión de nuestro deporte”. Pese a Froome y al adiós de Contador, la prueba de Shanghái no salió bien.

Noticia:as.com

Facebooktwitterby feather

Deja un comentario